Editorial

“El secreto de los árboles”. Raquel Arce

19 de abril de 2012

Todos los años, al iniciarse el ciclo lectivo, no puedo dejar de remontarme a mis inicios en el CBC de esta facultad, al cual ingresé luego de un sinnúmero de dudas vocacionales y de escollos personales. Miro las caras de los alumnos y con mi marcada tendencia a  imaginarme historias de vida, trato de ponerme del otro lado cuando les hablo  el primer día de clases acerca esta vida universitaria que se inicia y de todos los interrogantes que surgen , al menos en nuestra área o materia, tratando de dar cuenta del valor apabullante que tiene el ser parte de este mundo que se les abre y de transmitirles el valor y la importancia del paso que están dando con la simple intención de allanarles un poco el camino. Creo que seguramente ingresan  con mil dudas, inseguridades y miedos, pero siento  que con la juventud que acompaña a la mayoría y la experiencia de vida de algunos, muchos, que se animan a retomar o reiniciar estudios, poco a poco se sumergen en  el ritmo alocado y frenético  que la mayoría de los estudiantes adquiere tratando de sumar trabajo, estudio- entregas y disfrute al menos en esta facultad,  que tiene creo muchas particularidades respecto a otras.

Una de las particularidades que quiero destacar es el TALLER, espacio inigualable para el desarrollo y proceso educativo que hoy como docentes muchas veces extrañamos en otros ámbitos cuando no existe. Todo lo que se da en el taller acompaña y complementa la información teórica que lo sustenta y precede, es el ámbito de la pregunta, la respuesta, la duda, la práctica, la reflexión. Siempre les digo a mis alumnos que lo disfruten, posiblemente porque yo lo disfruté y siempre lo consideré parte importante en  la  formación   del conocimiento. Conocimiento que también se debe apoyar desde la propia intención de formación a través de la LECTURA, acción muchas veces olvidada en este mundo digital y pilar fundamental en la generación de un pensamiento crítico, lectura que no solo se debe sustentar en la bibliografía indicada en cada materia sino en la propia búsqueda y curiosidad.

Desde mi lugar de amante de la lectura siempre encuentro una razón para un buen libro y releyendo USONIA Aspectos de la obra de Wright -E. Sacriste -encontré algo, una referencia que hace el autor a la autobiografía de Wright citando lo que él considera germen de su obra y pensamiento, que inmediatamente me remitió a mi primera vez, hace muy poco, frente a la Sagrada Familia de Gaudí en Barcelona y quisiera compartirlo con ustedes: “ Y los árboles estaban allí como hermosos edificios, con mas variedad que toda las arquitecturas de la tierra” – “ este niño algún día aprendería que el secreto de todos los estilos en arquitectura, es el mismo secreto que da carácter a los árboles”

———————————————————————————————————————-

“Lo que no cambia en el escenario de la cultura digital”. Mariana Pilar Gávito

13 de marzo de 2012

¿Cómo son nuestros alumnos hoy? Esta es la primera pregunta que nos hacemos antes de comenzar el ciclo lectivo 2012.

Son jóvenes del cibercafé, del zapping de la televisión, inmersos en escenarios tecnológicos: redes sociales, uso de dispositivos de conexión para todo momento y en todo lugar. Son jóvenes que están en constante movimiento y comunicados con varias personas de diferentes lugares al mismo tiempo. Son reales y no lo son. Todo vale. En sus cuentas de usuarios tienen 105 años, viven en Australia y se graduaron en Harvard University.  ¿Cómo es esto? Están pero no están, su ícono dice: “ahora no disponible”

Notamos que hay una aceleración en encontrar la respuesta correcta, la urgencia de la resolución rápida, casi mágica e instantánea, hasta quizás muy similar a una ya resuelta y publicada en la web.

Mi hijo cuando tenía seis años me dijo: “escribí la pregunta en la compu y vas a encontrar la respuesta, siempre alguien lo hizo antes que vos”

Sabemos que nuestros alumnos de hoy son jóvenes habituados al uso constante de dispositivos e interfases de comunicación basados en la interconexión, instantaneidad y simultaneidad, ya no podemos seguir pensando en el modelo comunicativo: emisor-mensaje-receptor, una lógica lineal y consecuente.

Los tiempos y los modos han cambiado, conviven múltiples modelos de comunicación, utilizados de manera fragmentada, varios diálogos simultáneos, los alumnos pueden escribir, sacar fotos y escuchar música al mismo tiempo.

Internet es “perfecta”, pueden acceder a textos, imágenes, videos, música…todo a través de innovadoras interfases de navegación.

Con el dedo en el teléfono celular, el alumno escribe, saca fotos al pizarrón, filma al profesor, intercambia todos sus registros vía bluetooth entre compañeros y envía por mail a la librería para imprimir su trabajo realizado en clase y poder entregar a tiempo.

Sin duda entonces, trabajaremos pensando en el “que”, el “como y el “para que”, esto significa preguntarnos como construimos y transponemos en el día a día ese objeto llamado conocimiento y cuales son sus objetivos y propósitos.

Esto es: desarrollar un pensamiento crítico, formar metodologías de aprendizaje, interpretar fundamentos epistemológicos, analizar y comprender el uso de los diferentes lenguajes de comunicación en el campo del diseño.

Esto es: pensar que la construcción del conocimiento no es algo fácil y súbito. No es mágico ni instantáneo, sino que las diferentes experiencias y logros personales de cada alumno van formando y van haciendo conciente en cada uno de ellos, la necesidad del esfuerzo y la dedicación para comprender y encontrar referentes teóricos y conceptuales durante la realización de los ejercicios.

Con lápiz en mano dibujaremos sobre una hoja blanca.

El dibujo, registro gráfico realizado, deberá dar cuenta del acto de conocimiento, mostrará la comprensión a través de la conceptualización problemática. Contará la relación entre el alumno y su contexto, representará el sentido de la mirada de cada uno de ellos.

Nuestro compromiso será entonces reflexionar sobre: “desarrollar en el alumno un pensamiento que fortalezca su capacidad de experimentar en lo creativo, investigar, seleccionar, elegir, organizar, jerarquizar, relacionar”… esto es parte de lo que no cambia dentro del escenario de la cultura digital.

—————————————————————————————————————————-

“Desde donde miramos”. Eduardo García Lettieri

19 de noviembre de 2010

“…He querido hacer de la cúpula un espejo, una memoria de colores que evoque la magia de este Teatro. Al poner las manos en el proyecto, pensé fijar en el techo todo lo que acontece y aconteció en el escenario. De este modo surgió la idea de esa ronda en espiral invadida por cincuentiún figuras, incluyendo los duendes del Teatro, que logré rescatar escondidos en cada rincón del mismo…”. Soldi

En el año del bicentenario, el Teatro Colón representa para los argentinos uno de los referentes culturales más destacados de la Argentina.

Lo elegimos para inaugurar nuestra página, pensamos en un objeto importante por su valor simbólico, en tanto forma y contenido.

Sabemos que se inauguró en un momento especial. Aquellos años en donde la Argentina era fuerte y poderosa. Escenario para los mejores artistas argentinos y extranjeros.

Su valor está en construir un espacio de cultura. Expresión de la arquitectura, la escultura, el dibujo y la pintura. Un magnífico lugar para la música, la actuación, el canto y la danza. ¿Podemos pensarlo en términos integradores de las diferentes áreas del diseño? Sí.

Desde la sala, sentados dirigiendo nuestra mirada hacia el cielo, descubrimos la pintura de Raúl Soldi. Qué maravilla! En ella está todo. La música, la danza, el canto, la escenografía y el diseño. Representa un momento de encuentro y misterio. Reconocemos el valor de sus formas, colores y significado. El marco es la sala y el lenguaje artístico, el objeto. Nosotros, con nuestra mirada descubrimos y percibimos la belleza.

Todos los lugares, todos los objetos, todos los momentos pueden transformarse en una experiencia profunda de observación, análisis, procesos de pensamiento y textualización. Ese es nuestro espacio.

Desarrollemos la relación entre ver, pensar y dibujar. La imagen de “Estudio para el coro” de nuestra portada, nos muestra y enseña la relación entre estas tres dimensiones involucradas entre el sujeto y el objeto, entre el pensamiento y el acto.

Los comentarios están cerrados.